Ghana3

VOLUNTEERS’ INTERVIEW / ENTREVISTA PARA VOLUNTARIOS

Name / Nombre: Marta Monreal Otano
Nationality / Nacionalidad: española
Age / Edad: 21 años
Occupation / Profesión: enfermera
Centre where you volunteered / Centro donde has hecho el voluntariado: St. Francis Xavier Hospital en Assin Foso, Ghana en junio y julio de 2016.

1. What motivated you to volunteer? / ¿Cuáles fueron tus motivaciones para trabajar como voluntario?
Creo que la principal motivación de un voluntario debe ser ayudar al prójimo, poner tu grano de arena en este mundo que no podría seguir sin personas buenas que se preocupasen de hacer de él un lugar más digno.
Cuando era más joven, escuchaba a mi profesora de religión hablar de personas que se iban a los lugares más desfavorecidos para aportar sus mejores cualidades. Fue entonces cuando decidí que quería ser voluntaria, nacional y/o internacional. Porque soy consciente de que en mi propio país, España, también existe gente que necesita el tiempo y la ayuda de los demás para poder salir del agujero.
Mi segunda motivación era mejorar como persona. Quería un cambio interior, un cambio espiritual que me hiciese crecer y contemplar al ser humano con unos ojos cercanos a Dios. Por esta razón escogí irme con una organización religiosa. Las Hermanas Hospitalarias fueron en África mi mayor apoyo, mis amigas, mis confidentes, mi familia. Les estaré siempre agradecida por haberme dado la oportunidad de conocerlas a ellas y a su hospital.
2. What was your role while volunteering at…? / ¿Qué función desempeñaste como voluntario en…?
Mis funciones principales el tiempo que estuve en Assin Foso fueron las de Enfermera encargada de la sección de Neonatología en el área de Maternidad. Yo ayudaba en los partos y cuidaba de los recién nacidos hasta que se les daba el alta. Era un trabajo muy gratificante si ves que tus pequeños salen adelante y sobreviven a las adversidades: asfixia, prematuridad, infección... Pero muy doloroso cuando compruebas que tus esfuerzos son en vano y que esa pequeña criatura, a la que habías estado cuidando con tanto esfuerzo y cariño, fallece.
3. What were your expectations before you volunteered? / ¿Cuáles eran tus expectativas antes de hacer el voluntariado?
He de confesar que mis expectativas antes de acudir al voluntariado eran soñadoras. Yo pensaba que estaba preparada para lo que experimentaría allí pero no fue así. No te puedes preparar para las numerosas vivencias que acabarás experimentando, buenas o malas. Yo soñaba con salvar vidas, enseñar y aprender. Pero la gente muere, el material es insuficiente y establecer un vínculo de confianza con el equipo de enfermería y medicina es complicado al principio. Me hubiese gustado ayudar mucho más pero cuando ya fui útil y lograron conocerme debía regresar a mi país. A pesar de ello estoy orgullosa del trabajo que realicé y de todo lo que aprendí. Los dos meses que estuve en Ghana jamás se borrarán de mi memoria.
4. Were they fulfilled? / ¿Se cumplieron?
Mis expectativas realistas se cumplieron, por supuesto que sí. Siempre puedes ayudar si tienes la intención de aprender de los demás y dejar a un lado los prejuicios. Y eso fue, en definitiva, lo que más quería: echar una mano en el hospital a cualquier miembro que lo necesitara. Estoy segura de que era útil en el hospital, y los pacientes y el equipo agradecieron mi presencia en mayor o menor grado. Siempre que vayas con una sonrisa y el deseo de conocer otras maneras de tratar la misma condición, las personas de Ghana te recibirán con alegría.
5. Did you face any challenging situation – any challenges? / ¿Alguna situación difícil a la que te hayas enfrentado – algún reto?
Se me presentaron varios retos. En primer lugar, el sentimiento de soledad que puedes experimentar al encontrarte en un lugar tan distinto, sin tu familia y amigos, sintiendo que los necesitas más que nunca. Yo, por ejemplo, nunca había estado tanto tiempo sin mi familia. Estudié la carrera en mi ciudad natal, en la Universidad de Navarra, y no hice ningún tipo de intercambio o erasmus, por lo que no me conocía a mí misma en convivencia con otras personas que no fuesen de mi entorno. Además, en ese tipo de lugares no puedes ir a tomar una cerveza para despejarte o al cine a ver la última película que ha salido, solo tienes tu casita y el hospital. Si has tenido un día duro lo compartes con tus compañeros o las monjas, eso último hizo que entre ellas y mi compañero y yo se formase un vínculo muy estrecho de amistad y ayuda.
Por otra parte, la cultura. Tienen una forma de ser y pensar diferente. Y también puedes encontrarte con personas que rechazan al hombre blanco y eso te duele porque tú has ido para ayudar. Cuando ves que te ignoran y no responden a tus preguntas, que no te dejan trabajar ni tocar nada te sientes rechazada y eso te entristece y hace que te replantees la situación. Gracias a Dios, no se puede generalizar, porque todos no son iguales, y conocí a ghaneses muy agradables que hicieron mi estancia mejor y me ayudaron a aprender y participar. Yo estaba deseando conocer el papel de la enfermera de neonatología y gracias a ellos pude participar como tal. Realicé cuidados al prematuro; al recién-nacido sano y al enfermo; incluso llevé a cabo reanimación cardiopulmonar (RCP) yo sola. Al principio sientes miedo porque quieres que ese paciente salga adelante, y porque acabas de graduarte y nunca has llevado a cabo una RCP, pero eso no te debe bloquear sino que debe excitar tu cerebro para comenzar a actuar lo más rápido y efectivamente posible.
Por último, la muerte es el último de los retos a los que me he enfrentado. El trato que ellos le dan a la muerte es diferente al que le damos aquí. Allí la muerte y la enfermedad son habituales. Ellos intentan luchar contra ella pero con la mitad de recursos que puedes tener en España, Inglaterra, Francia... Además, hay madres, por ejemplo, que no lloran si su hijo recién nacido mure y tiene menos de ocho días de vida porque no lo consideran un ser humano. También es habitual que ahoguen a los niños que nacen con alguna deficiencia mental o física. Y, si no pueden pagar un parto hospitalizado, las mujeres parirán en casa, con todo lo que ello supone (infección, desangramiento, muerte...). Es complicado comprenderles, pero aprendes a saber el porqué de ciertas cosas, o por lo menos lo intentas. Como cristiana que soy, en ciertas ocasiones lo único que yo podía hacer era rezar a Dios por ellos, y seguiré haciéndolo.
6. What are the highlights of this experience? / ¿Qué destacarías de esta experiencia?
Yo destacaría el aprendizaje, no solo a nivel práctico, sino como persona. Interiormente hay algo que te despierta y remueve. Muchas veces tú no sabes qué es lo que cambia dentro de ti, pero notas que ya no eres la misma persona. Y no quieres dejar de crecer en bondad, sabiduría, empatía... valores imprescindibles que ya tenemos de por sí, pero que ciertas experiencias de la vida hacen que se desarrollen más allá.
7. Would you volunteer again? / ¿Harías otro voluntariado?
Yo intentaré hacerlo, de hecho. Me encantaría repetir el voluntariado, ya sea en Ghana o en otro lugar y poder seguir colaborando para intentar mejorar el bienestar de aquellos que más sufren y aprender de su modo de vida. Ojalá que en un futuro pueda continuar mi labor como voluntaria, aunque sé que si no la continúo en el extranjero, seguiré en España. El voluntariado en el propio país también puede ser llevado a cabo de muchas formas: puede ser en un hospital con enfermos, en un geriátrico con ancianos, dando clases de refuerzo gratuitas a gente con pocos recursos económicos, en un psiquiátrico con quienes se sienten solos, en la iglesia con la catequesis... incluso en tu propia familia, sacando más tiempo para estar con tus abuelos, padres, ayudándoles en los quehaceres del hogar. Siempre se puede ser voluntario, y debería ser algo obligatorio el poder sacar un poquito de nuestro tiempo para dedicárselo a otros sin nada más que el objetivo de ayudar.
8. Do you have any picture you would like to share with us? / ¿Tienes alguna foto que quieras compartir con nosotros?
Yes, I send you by e-mail.

 

Tú tambien puedes

Colaborar

Descubre como >>

Coloquio virtual: El modelo comunitario en salud mental
Laudato Sí, 2020
Hermanas Hospitalarias en Douala
Desde Mahotas, Voluntariado "Color esperanza"
Integración de Valor e Ilusión
Senderos de Dignidad
De Corazón a Corazón
Un Corazón Sin Fronteras
Un Compromiso con la Salud Mental
La Vida Sale al Encuentro
©2022 Fundación Benito Menni.