cebu1Resumiendo la experiencia vivida en pocas palabras sería crecimiento y conocimiento. Cada una de estas palabras refleja lo que ha sido para mí esta maravillosa experiencia, al igual que dura en muchos momentos. Ver la realidad de otra cultura, conocer a su gente y ver cómo viven e incluso participar de esa vida no tiene precio.

Al final sin darte cuenta, al llegar de nuevo a España, ya no eres la misma persona que te fuiste, eres distinta. El ver, vivir, tantas situaciones reales de la vida cotidiana de otras personas no deja indiferente a uno mismo.

Es una experiencia que te enriquece y llena por dentro mucho más de lo que había podido imaginarme, a pesar de haber tenido la inmensa suerte de poder haber repetido una experiencia de voluntariado internacional desde la Fundación Benito Menni, cada una de ellas te llevas momentos y situaciones que siempre estarán en mi corazón. De vez en cuando, la vida es capaz de sorprendernos.

Recomiendo esta experiencia sin lugar a dudas, el voluntariado ayuda a uno mismo a auto-realizarse como persona, porque en esta vida no hay mayor satisfacción que la de sentirse uno mismo útil.

“La vida nunca dejará de enseñarte mientras tú quieras seguir aprendiendo”

Leyre

Tú tambien puedes

Colaborar

Descubre como >>

Coloquio virtual: El modelo comunitario en salud mental
Laudato Sí, 2020
Hermanas Hospitalarias en Douala
Desde Mahotas, Voluntariado "Color esperanza"
Integración de Valor e Ilusión
Senderos de Dignidad
De Corazón a Corazón
Un Corazón Sin Fronteras
Un Compromiso con la Salud Mental
La Vida Sale al Encuentro
©2022 Fundación Benito Menni.