voluntariado ghanaLa experiencia vivida ha sido un antes y un después en nuestras vidas. Si habría que resumirlo en tres palabras, estas serían, crecimiento (humano, profesional, personal…), conocimiento y hospitalidad

Íbamos a la aventura, nunca antes habíamos hecho voluntariado de este tipo. Pero la experiencia ha sido inolvidable. Allí trabajamos en el hospital que tienen las hermanas en Assin Foso, cada una de nosotras en distintas zonas según nuestra especialidad (planta de pediatría, laboratorio y consultas/quirófano), así pasábamos todas las mañanas, conociendo las realidades de la forma más cercana posible.

Nuestro tiempo libre lo dedicábamos a ver la situación del país, conocer su gente, su cultura y sus múltiples religiones, la forma de ver la vida y la muerte, tan diferente a la nuestra, nos han hecho pensar y valorar de otra forma las cosas que teníamos en nuestra vida en España. Al final sin darnos cuenta, al llegar de nuevo, ya no somos las mismas personas que nos fuimos, somos distintas, nos sentimos más vivas y en paz con nosotras mismas.

Después de todo tenemos una cosa clara, ya no podemos dar la espalda a estas situaciones de pobreza e injusticia.
Ya padecemos una nueva enfermedad la “Africanitis”, ÁFRICA ENGANCHA. Ya estamos pensando en volver de nuevo.
Beatriz, Laura y Leyre

 

©2021 Fundación Benito Menni.